Un buen currículo vale un empleo

mayo 19 02:00 2013

La primera puerta a la consecución de un empleo no es la entrevista de trabajo sino pasar la criba previa entre montañas de currículos con los que centenares o miles de personas optan a un mismo puesto. En una coyuntura de crisis económica como la actual, esa habilidad quizá hay que afinarla aún más para ampliar las opciones de poder llegar a sentarse ante la mesa del reclutador de la empresa que busca cubrir una vacante laboral.

Y este requerimiento sirve no sólo para el mundo offline sino también para las demandas de empleo que todos los días salpican las páginas y portales especializados publicados en Internet.

Los expertos en orientación laboral y empleabilidad coinciden en describir las características de un buen currículo: que tenga claridad, concisión y especificidad. Y, por supuesto, que también sea lo más breve que se pueda.

“Ya no se lleva lo de hacer mil copias del currículo y entregar a todas las empresas el mismo perfil”, afirma Teresa Rodríguez, consultora de la Fundación Adecco en Las Palmas. Esta Fundación, creada en 2011, dirige su orientación laboral especialmente a mayores de 45 años, personas con discapacidad y mujeres con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de violencia de género. Cada día, Adecco emplea desde sus oficinas españolas a unas 30.000 personas, según esta multinacional.

“Nosotros recomendamos que el currículo sea breve, conciso y que dé mínimamente los detalles en cuanto a experiencia y las funciones profesionales que se han desarrollado. Los textos de 4 o 5 páginas no suelen ser efectivos sobre todo por que los expertos de recursos humanos no tienen tiempo para leerlo todo y se quedan con lo esencial y lo que está bien presentado”, añade Rodríguez. Además, recomienda elaborar una historia concreta si se opta a un puesto también específico.

La demanda de asesoramiento tiene que ver con la feroz competitividad para conseguir un empleo, que arrecia en tiempos de alta tasa de paro como el actual, y también por una sobreoferta de información, sobre todo en Internet, que ayuda a la confusión sobre todo en determinados colectivos.

Mayores de 45 años

“La forma de hacer el currículo, a grandes rasgos, no ha variado. Pero sí los formatos, los soportes y las vías de comunicación”, señala la especialista de Adecco. Quienes peor lo tienen, en este caso, son las personas de más de 45 años, aún mayoritariamente con problemas de accesibilidad a la Red y al uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. “Muchas tienen miedo a Internet”, afirma.

Las recomendaciones para confeccionar un currículo son útiles para el común de los perfiles de los candidatos a un empleo, sean o no titulados universitarios…




  Temas:
  Leer completo en:

La Provincia